Translation: Gestión de Proyectos de Contacto Completo

Cuando Eramos Unos Idiotas…” 

Lookin Back 50! 

2018Su Temporada de Estallar 

Parte 2 

por “Coach Gary” Micheloni 

He mencionado con anterioridad el tener coaches y mentores en mi vida. Lo recomiendo. Coach Steve es un gran tipo. Recientemente dio una platica a un gran grupo de nosotros, hablando de las noticias del día, y en que época tan alegre parecemos encontrarnos. Originalmente pensé que el título de ésta platica era algo así como “Cómo no ser un idiota”, el cual he pedido prestado para la columna de este mes. Finalmente, leyendo mis notas, parece que en realidad su título era “Sanando Relaciones Rotas”.  Llámenlo licencia poética de mi parte. ¡Tienen la idea! 

Me puso a pensar. Tan malos y asquerosos como han sido los años recientes para muchos de nosotros, en realidad con tan malos en comparación con otros años –¿o acaso solo nos parecen así a nosotros? Ya sea que esta sea la peor etapa en la historia, o parecida a otras, ¿qué podemos hacer para salir adelante? Ésta es una pregunta profunda para todos nosotros, ya sea para nuestras familias, comunidades, empresas –o nuestro país. Una solución será algo bueno, ¿cierto? 

Alrededor del mismo tiempo en el que Coach Steve dio su plática, algunas otras cosas llegaron a las noticias, forzándome a recordar una etapa difícil mía, hace exactamente 50 años. Así que, déjenme contarles una historia pequeña-pero-corta, de una época en la que los idiotas caminaban por la tierra, y los tiempos parecían muy malos… al menos en mi experiencia. 

No puedo evitar pensar en como las cosas que presencié o escuché, o fue parte de esa etapa, aún me parece que sucedieron apenas hace poco. El Viejo dicho: El TIEMPO VUELA. Y bajo el riesgo de actuar como el hombre Viejo en la habitación hablando de cosas prehistóricas, me voy a arriesgar. Mi historia es como la opuesta a la del sujeto secuestrado por extraterrestres y llevado a otro lugar para ser revisado. Para mi, el ahora reflexionar en esta historia y explicársela a ustedes como ser recogido y dejado en el más allá, un lugar desconocido y tiempo para experimentar cosas y reportar. Supongo que esta columna es mi reporte. 

Estoy hablando de ser parte del loco año de 1968. Fue una época tumultuosa en nuestro país y entré en el, el 1 de enero, como un joven recién egresado de la Universidad, un soldado nuevo para el ejercito de los Estados Unidos, en un país extranjero, casado por menos de un mes y lejos de mi esposa por 29 días. 

El 23 de enero, Corea del Norte se apoderó del USS Pueblo, y finalmente liberado el 23 de diciembre. Es significativo que el Pueblo es el primer barco del que un país extranjero se apoderó. Es destacado para mi porque yo estaba en los alrededores, y personalmente atestigüe a los helicópteros regresando a la tripulación volando sobre nuestro recinto 11 meses después.  

La gente estaba protestando en las calles en contra de la Guerra de Vietnam y también por los derechos civiles. El Reverendo Martin Luther King, Jr. fue asesinado el 4 de abril. Justo cuatro meses más tarde el 28 de agosto, la “Marcha por Libertad y Empleo en Washington”, reunió a 250,000 personas en D.C, celebrando el quinto aniversario del discurso de ¡“Yo Tengo Un Sueño!” de King. 

El candidato presidencial, Senador Robert F. Kennedy, fue asesinado el 5 de junio. De no haber sido así, habría estado en Chicago para Convención Demócrata, la cual había estado sitiada con manifestantes aún más violentos, los mismos días de agosto. 

Yo observe/experimenté/leí sobre todo esto desde mi estación a medio mundo de distancia, dependiendo del Radio de las Fuerzas Armadas junto con el periódico Stars and Stripes, como fuente de noticias. ¡No había redes sociales en ese entonces! Y para resguarda mi sanidad y nutrir mi alma: las cartas de mi joven novia, Karen, casi todos los días. 

El 27 de Julio marcó el 15 aniversario de la firma de la amnistía de Corea, que había ocurrido a menos de diez millas de donde yo estaba estacionado. Los Estados Unidos sacrificaron 36,914 de sus ciudadanos para que esto sucediera. Dato curioso: en ese momento había un Kim al mando de Corea del norte, y había un Kim al mando de Corea del Norte en 1968 y tenemos a Kim Jong Un hoy en día. Sacudo la cabeza con incredulidad. 

Y en tanto que no disfruté estar en ese frio helado, “zona de fuego hostil”, aún así me consideraba bendecido de haber escapado del calor y la humedad –y la muerte– de las junglas en Vietnam. Muy desafortunadamente para nuestro país, 58,220 lo dieron todo. Decenas de miles de familias americanas pagaron un precio muy alto. Algunas investigaciones que hice sobre el destino de los muchachos en mi grupo de entrenamiento (en el verano del año anterior) mostraron que alrededor del 5% de ellos tienen sus nombres inscritos en El Muro. Como he dicho, ¡fui bendecido! 

1968 hubiera sido mi primer año para votar, pero por alguna razón no lo recuerdo. Las tropas de hoy aún sufren de una desconexión que a menudo impide que se cuenten sus votos. Una pena. ¡No estoy seguro de que las boletas siquiera nos lleguen! En noviembre, Richard Nixon fue electo Presidente de los Estados Unidos. 

 (Wow…pensar en todo esto…mi pequeña perca se siente muy pequeña–algo así como un pequeño parco abrumado por las olas.) 

En diciembre, célebre mi primer aniversario de bodas y mi segunda navidad lejos de mi nueva esposa. Pero también había cosas buenas. Como se mencionó, la tripulación del Pueblo fue liberada. Bob Hope, un comediante muy famoso de aquella época (¡y de muchas eras!) trajo su show USO a Seúl, y se juntó con miles y miles de otros pasándola muy bien– por un día. Su compañía incluía algunas actrices absolutamente hermosas, algo de buena música y comedia. 

Y el también trajo consigo a Rosey Grier, un jugador de Futbol profesional que se había retirado pocos años antes. Dios mío… ¡los muchachos lo adoraban! Fue sorpresivo que estuviera ahí porque había estado con el Senador Kennedy, tan seis meses antes, y luchó por arrebatarle el arma al asesino, pero demasiado tarde. 

25 de Diciembre, por segundo año consecutivo, celebramos como millones de G.I´s lo han hecho por siglos pasados: con niños. En nuestro caso, trajimos un par de camiones cargados con muchos niños. Huérfanos, de hecho. Para ellos era algo muy especial el haber tenido una buena comida y después jugar con los soldados. Para las tropas, probablemente lo más significativo que hicimos todo el año–al menos para poner las cosas en perspectiva. 

Entonces… ¿dónde entran los idiotas? La respuesta es bastante obvia, pero de todas formas déjenme decírselas. Nuestro mundo siempre ha tenido idiotas entre nosotros: idiotas malvados, violentos, decepcionantes, dictadores–quienes oprimen a su gente– ¡son ciertamente los más idiotas! 

Pero lejos de las cosas históricas y políticas, Coach Steve destacó seis tipos, muchos de los cuales pueden ser encontrados entre nuestras empresas e industrias y algunas veces incluso en nuestras familias. Aquí están, resumidas en media docena de D´s: Demandantes, Detonante, Descontentos, Desaprobados, Destructivos y Degradantes. No sea un idiota. 

Su consejo sobre ¿cómo no ser uno de ellos? Rehusarse a ser ofendido, perdonar a otros inmediatamente, no ser un chismoso, rehusarse a ser parte del juego, no ser un tapete, siempre toma el camino elevado. El aconseja que, cuando se toma este enfoque, se evita a los idiotas, no se convertirá en uno y el camino será ligero. Gran coaching para el año nuevo. 

El Rincón del Coach Gary: Gary Micheloni es un mercadólogo de una empresa de construcción, conferencista, autor, consultor_y coach. Haga que Coach Gary hable para su grupo. FullContactTeam@gmail.com  ¡Y asegúrese de contarle su historia!