Translation: Contractor Tip of the Month

¡Lo barato sale caro!

This originally ran in the 2017 October issue

Recientemente leí una historia publicada por CNN sobre United Airlines sacando por la fuerza a un pasajero que había pagado por su boleto de un vuelo con la intención de hacer lugar para un miembro de la tripulación sin boleto pagado. 

Para colmo, cada pasajero tuvo que bajar del avión mientras el equipo de hazmat abordó para limpiar del avión la sangre que dejó el pasajero que fue removido por la fuerza. Elegante, ¿cierto?  

El vuelo se retrasó horas y el video del incidente se hizo viral. No era de sorprenderse que las acciones de UA cayeron un billón de dólares. 

UN BILLÓN DE DÓLARES. Todo por llevar a casa a un miembro de la tripulación en lugar de un cliente con boleto pagado. 

Otro artículo declaraba que el incidente le costó a la aerolínea $250 millones en costos de operación en un día. ¡Es ridículo! 

Al parecer, UA había ofrecido $800 de compensación a cualquier pasajero dispuesto a tomar otro vuelo. Después de no encontrar voluntarios (y en vez de simplemente elevar la oferta), la aerolínea tomó la decisión de remover a un grupo de cuatro pasajeros preseleccionados – uno de los cuales era un doctor que se rehusó a bajar debido a que tenía que regresar a casa a tiempo para atender a sus pacientes. 

A UA “Lo barato le salió caro” 

Éste artículo llegó en un momento interesante para mí. De hecho, lo leí después de sondear unas cuantas preguntas de contratistas como, ¿Cuando el escatimar en gastos me cuesta más de lo que tengo para terminar bien el trabajo? 

Como ejemplo, el tratar de ahorrar centavos en agua al proporcionarla a los empleados de una fuente cercana al sitio de trabajo. No es lo mismo pero me enfermé la última vez que tome agua de uno de esos grandes contenedores en el campo de golf. 

Después de regresar a casa, busqué en Google el porqué y vi que muchos campos de golf tienen problemas con la calidad del agua en los contenedores de sus campos. Básicamente, si el agua y el hielo no se manejan adecuadamente por los empleados, puede causar enfermedades, tales como el virus de Norwalk a personas que están expuestas a el. 

Sobra decir que no fueron días agradables para mí. 

Imaginen la pérdida de tiempo y/o la responsabilidad a la que su empresa pudiera ser expuesta si varios empleados se enfermara debido a una enfermedad causada por el agua en uno de los contenedores con los que fueron provistos. 

Hace un par de años (y con mi experiencia en el campo de golf aún reciente) dejamos de usar los contenedores de agua para nuestros trabajadores y comenzamos a invertir en agua embotellada. 

Hemos descubierto grandes ventajas de no proporcionar más los contenedores de agua. Por mencionar algunos, ya no tenemos que preocuparnos por: 

  • La calidad del agua que se utiliza para llenar los contenedores. 
  • Quien es responsable de llenar el contenedor y ponerle hielo. 
  • La calidad de hielo que va en los contenedores 
  • Llevar registro de la limpieza de los vasos que van con los contenedores. 
  • Saber si el agua ha estado en el remolque en el sitio de trabajo por algún tiempo hacienda que el agua se estanque. Posteriormente si un empleado agrega hielo al contenedor y la sirve al equipo, posiblemente provocando que se enfermen. 
  • Que los empleados tengan que desplazarte grandes distancias en el sitio de trabajo para llegar a los contenedores. El agua embotellada es más fácil de ubicar por el sitio de trabajo. Ahora varios de los empleados traen consigo pequeñas hieleras para las botellas que les proporcionamos de tal forma que están disponibles cuando y donde las necesitan. 

Además, encontramos que podemos comprar agua al mayoreo de un proveedor local por alrededor de 10 centavos por botella. Como resultado, el no tener a los trabajadores desperdiciando tiempo al hacer fila para llegar al contenedor, de hecho nos ahorra dinero – aún tomando el cuenta el costo agregado del agua embotellada. 

Hay que medir los costos, beneficios y riesgos relacionados con las decisiones del negocio como  proporcionar agua embotellada en vez de un contenedor o proporcionar un incentive sin pensarlo como hacer que alguien ceda su asiento en un vuelo sobre-vendido. 

Piénsenlo – si su refrigerador dejara de funcionar, ¿comprarían hielo y pondrían su comida y bebidas en hieleras para mantenerlas frías por semanas y meses? No, probablemente descubrirían con cierta rapidez si puede repararse o si se tiene que reemplazar con uno nuevo. 

En conclusión debemos revisar constantemente cada aspecto de nuestra empresa y hacer los cambios necesarios para mejorar los resultados finales. Aún si la inversión inicial viene con un pequeño shock, sigue siendo rentable invertir en mejores prácticas, equipo o mantener las políticas adecuadas. 

Hay otras maneras en las que LO BARATO SALE CARO ¿Qué me dicen de gastar en capacitación de nuevos empleados y pérdidas de productividad debido a los malos sueldos y mala paga, los empleados que han dejado su empresa y se han ido a trabajar para la competencia? 

Un minuto… ¡Esto suena como un buen Tip de Contratista por si solo, permanezcan en sintonía! 

Damian Lang es dueño y operador de varias empresas en Ohio. Es el inventor de Sistema de entrega Grout Hog-Grout, mezcladoras Mud Hog, el sistema de arriostramiento Hog Leg y de varios dispositivos usados en la industria de la construcción y que ahorran trabajo. Su empresa más reciente es Malta Dynamics Safety Company, que se enfoca en proporcionar productos de seguridad de calidad al mejor precio a los clientes de construcción. Cada mes escribe para Masonry Magazine y es consultor con muchos de los contratistas líderes en el país.