Translation: “La emoción de la victoria … ¡No hay agonía de la derrota!”

2018: Su Temporada de Estallar 

Originally ran in the May 2018 MASONRY issue

Parte 3 

Por: “Coach Gary” Micheloni 

A la mitad de ustedes no les va a gustar lo que voy a decir–pero la otra mitad puede amarlo– ¡así que ahí va! 

Pero primero… una historia rápida. Una docena de años atrás escribí un libro sobre ordenes de cambio de construcción. En mi mente era–y es–el libro definitorio sobre el cambio de órdenes porque trata de como los contratistas pueden ser pagados por el “trabajo extra” que hacen. De hecho, el título es “¡Que le paguen por una vez!  El libro surgió de mi frustración de NO ser pagado por el trabajo extra… pero yo divago. 

Típicamente, la gente hace reseñas de libros antes de su publicación, y ojalá den una recomendación positiva. Un amigo mío, gerente de construcción leyó el libro, pero dijo que no podía recomendarlo porque tome una postura muy severa e hice ver a los contratistas y empresas de gerencia de proyectos, como malas personas. Bueno…consideré lo que el dijo, concluyendo que tal vez estaba siendo un poco severo, y re-escribí partes de él, dejando en claro que no todos nuestros clientes son malas personas. Después él recomendó el libro. 

Han escuchado a fans del football decir, “El mejor ataque es una buena defensa.” Eso tiene sentido hasta que te das cuenta que tu defensa no puede parar a nadieen ningún momento. Entonces construyes tu defensa y lo haces lo mejor posible. Después…si puede detener a todos, hasta su horriblemente anémica ofensiva comienza a verse muy bien porque un shutout 3-0 sigue siendo una ¨W¨. Y empezamos a creer que tal vez la mejor defensa podría convertirse en el mejor ataque. Desde luego…todo es debatible y lo pongo sobre la mesa para manifestar otro punto, el cual abordaré en un segundo. 

Mi opinión: para tener éxito en cualquier deporte, contrato o en la vida en general, hay que trabajar en desarrollar los dos lados de la ecuación… ataque y defensa. He estado pensando en esto los últimos meses porque he visto la necesidad en nuestra industria. 

Así está la cosa. Estoy viendo el aumento –en algunos clientes– de una tendencia a esperar más cosas incluidas automáticamente en nuestro trabajo, aun si esas cosas no están incluidas en el marco de trabajo de nuestro contrato. Además, aun después de trabajar en un proceso RFI donde se acuerda lo que es el trabajo, en efecto, extra, y que procedemos en base a ¨tiempo y materiales” para hacer el trabajo extra, que una vez que este esté hecho, y el cliente tiene lo que el cliente necesita, que el cliente no tiene los escrúpulos para dudar del trabajo aprobado con anterioridad–¡y ahora quiere negociar los costos! 

Simultáneamente a la hostilidad que a veces se da en la industria de la construcción, estaba atestiguando cosas similares suceder en tiempo real, en la vida real, en nuestro país: la batalla clásica entre la “Izquierda” y la “Derecha¨. Lectores de esta columna de hace tiempo saben que mi punto de vista tiende al lado conservador del espectro de la política. Ténganlo en mente mientras lee los siguientes párrafos, pues aparentemente cambio de bando, pero después relaciono todo con la forma en que podemos usar esta visión en nuestros negocios. 

Como un conservador de derecha, ¡todavía me maravilla el juego del exitoso equipo de la izquierda! Como equipo, juegan para ganar, se mantienen unidos, presionando hacia sus metas. Puedo estar en total desacuerdo con su plataforma, pero, dios, ¡tienen que admirar su tenacidad! 

En contraste, pienso que los amigos en el liderazgo de derecha hablan un buen juego, tienen un plan de juego, pero una vez que comienza el juego, la unidad del equipo desaparece, el plan de juego queda descartado y hacen su mejor esfuerzo por tratar y ¡sacar una derrota de las fauces de la victoria! Sus fans –el público que compra un boleto (los que pagan impuestos) – están completamente descartados. El equipo se ve disfuncional. Me hace querer apagar el juego o salirme antes del estadio. ¿Saben a lo que me refiero? ¡Demonios! 

Tengo que agregar lo siguiente: mi equipo parece haber ido del modo de ataque a prevenir defensa. Y conocen el viejo refrán: “El problema con una defensa preventiva es que previene de ganar!” 

Algunos de ustedes podrían estar pensando “Coach, suficiente con las lecciones de civismo. ¿Qué tiene que ver con nuestros negocios?” Esta es mi opinión, referente a la construcción. 

LA ENSEÑANZA DEL COACH GARY 

Primero, necesita un balance. Ataque, defensa y equipos especiales. Si no, entonces su sueño de una temporada ganadora puede ser sólo eso: un sueño. Ojalá, ¡no una pesadilla! 

Segundo, si se tiene un buen plan de juego–uno que su equipo ha practicado y puede ejecutar– entonces no se apresure a sacarlo. Dicho esto, si sus jugadores son más pequeños, lentos y menos habilidosos que los otros, entonces va a ser un largo día. Pero, a menudo los jugadores se dejan influenciar por el otro equipo y comienzan a sentirse inferiores, cuando ese no es el caso, para nada. (Lo mismo sucede con contratistas jóvenes trabajando para los CG´s mayores y bien establecidos.) 

No importa en que liga jueguen. ¿Yo? Yo prefiero jugar contra los mejores. Una vez, mientras entrenaba niños, equipo sub’16 de soccer, mi entrenador asistente y yo los inscribimos en una liga de hombres, compuesta por una mayoría de jóvenes de edad universitaria. La primera temporada nuestros niños tenían sus (ya-saben-que) entregados a ellos. Pero la siguiente temporada, ellos ganaron todo. ¿Ven? Cuando se juega contra los mejores, se aprende a se mejor. ¡Lo cual hicieron! Cuando se. Juega contra los peores, se afloja. 

De vuelta a la construcción. Miren…están jugando en las grandes ligas, por dinero de verdad, como profesionales. Tuvieron que probar su valor sólo para llegar aquí. No todas las empresas califican para ofrecer el tipo de calidad y trabajo requerido para jugar aquí, ¿o sí? Enfréntenlo, tienen un equipo de puras estrellas. Un buen equipo de entrenadores. Y un plan de juego bien pensado. 

Se aprecian los requisitos del contrato y se conocen las reglas. Un secreto para triunfar en nuestro juego es asegurarse de mantener a los clientes –quienes proporcionaron los contratos que se tienen que firmar– dentro del marco de trabajo delimitado en ese documento. Simple: nada más ni nada menos. Hay que sonreír, ser amable… pero ser insistente dentro de esa firmeza. 

¿Curioso sobre el título de esta columna? Vaya a YouTube y escriba “the thrill of victory en la barra de búsqueda y verán un video viejo de ABC TV de 30 segundos. ¡Véanlo, lo entenderán! Sólo hay dos opciones reales –posibilidades– en cualquier evento deportivo, batalla política o proyecto de construcción. Ubiquen y entrenen a su equipo para esperar la victoria en cada evento. 

El Rincón del Coach Gary: Gary Micheloni es un mercadólogo de una empresa de construcción, conferencista, autor, consultor_y coach. Haga que Coach Gary hable para su grupo. FullContactTeam@gmail.com  ¡Y asegúrese de contarle su historia!  

Copyright 2018 Gary Micheloni