De uno de los lugares de adoración más prestigiosos de nuestra nación, nos dirigimos al hogar original de la industrial del bourbon en Louisville, Kentucky. En nuestra segunda presentación de la serie Tesoros Americanos, tuvimos la oportunidad de recorrer y explorar los esfuerzos de revitalización que están teniendo lugar en el bloque histórico del 101-133 W Main St.

La Historia

Construido entre 1852 y 1905, éstos edificios fueron construidos como parte del auge del bourbon. Estos impresionantes edificios estaban constituidos principalmente de mampostería y vigas de madera como soporte. Arcos de hierro fundido y terracota como adorno en los arcos de las puertas y ventanas de la fachada de los edificios. Sin unidades de HVAC o agua, la versión original de los edificios contaba con calentadores de carbón de mampostería para carbonizar los barriles para la correcta elaboración del bourbon. Una vez completado, los barriles de bourbon eran llevados de la calle adyacente North 1st al río donde eran transportados por barco de vapor.

Además de la producción de bourbon, el bloque de edificios también daba lugar a almacenaje y centros de distribución. De acuerdo al sitio de internet Explore KY History, los productores de whiskey tales como John T. Barbee and Company, Brown Forman Company, Greenbrier Distillery Company y Old Kentucky Distillery, todos se ubicaban en la Calle Principal. Conforme avanzaba la tecnología, la distribución no se tenían que centrar alrededor del Río Ohio y los negocios relacionados a la destilería se fueron.

Por aproximadamente 20 años, los edificios permanecieron inactivos. Los tragaluces se rompieron con el paso de los años y el agua de lluvia se metió a los edificios, lo cual deterioró el ladrillo, la chapa de metal y el hierro fundido que constituían los edificios. Eventualmente los edificios fueron puestos en la Lista de lugares históricos y en peligro de Louisville y fueron casi destruidos en 2001. Sin embargo, la ciudad e Louisville junto conservacionistas y desarrolladores, idearon un plan para recuperar la gloria del bloque.

La Restauración

El desarrollador Valle Jones y su equipo comenzaron a trabajar en 111, 113 y 115 de W Main St en 2012, usando un crédito fiscal nacional para ayudar a completar los alcances del trabajo. Sin embargo, esto significaba que el trabajo de restauración tenía que adherirse a un conjunto de estándares establecidos por el Servicio Nacional de Parques de los Estados Unidos. Lo que significaba que las puertas y detalles del edificio tenían que lucir tal y como lo hacían cuando fueron construidos originalmente.

Se realizó un trabajo inmediato para estabilizar las estructuras. SGH Masonry Design pavimentó el estacionamiento detrás de las fachadas originales de dos edificios de 15 pisos. Se reconstruyeron los alféizares para que lucieran como los originales. Todas las partes verdes de la fachada del 113 son de hierro fundido, las piezas amarillas son terracota y el resto está hecho de ladrillo blando esmaltado.

Con el paso de los años la piedra caliza acumuló una importante cantidad de mugre, así que se trajeron equipos de limpieza para limpiar todo lo que se había acumulado. En los edificios 111 y 113 se removió el fileteado para adherirse a los estándares del Servicio Nacional de Parques de los Estados Unidos. Los edificios 115 y 117, donde estaba la destilería, fueron fileteados temporalmente.

En el interior del edificio, los muros de mampostería habían sobrevivido el paso del tiempo. Interesantemente, la escalera original y la ubicación de los muros todavía podía observarse en los ladrillos. El plan de diseño proponía hacer de este un proyecto de multiusos y las etapas de documentación y emisión de propuestas fueron completadas.

El Incendio

Sin embargo, en Julio de 2015, todo el trabajo se detuvo. Un incendio del nivel de tres alarmas daño desde el sótano hacia arriba y W. Main St permaneció cerrado por ocho días. Inmediatamente se realizaron trabajos para estabilizar los edificios y tratar de salvar lo que fuera posible. Obviamente los muros de mampostería de 18 pulgadas no sufrieron daños, pero las vigas de madera y los pisos fueron destruidos. Debido a esto, los edificios sufrieron algunos colapsos en los pisos y muros. Los edificios 111, 112 y 115 sufrieron daños mientras que los edificios 117 y 119, que estaban fuera del proyecto de restauración del Servicio Nacional de Parques, no sufrieron daños. No hubo heridos a pesar de que los equipos de construcción estaban en el lugar poco antes del incendio.

Los trabajos para evaluar los daños y estabilizar los edificios comenzaron inmediatamente. En un lapso de dos semanas, todos los edificios fueron apuntalados y estabilizados. Se colocaron vigas angulares alrededor de la estructura para asegurar que no hubiera más colapsos. Después de eso, los equipos de trabajo removieron los escombros de adentro del edificio. Todos los interiores debajo de dos pisos en Main St. tuvieron que ser reparados y reemplazados. Los muros del tercer piso también tuvieron que ser reconstruidos. La mampostería duró aunque los otros materiales no lo hicieron. Esencialmente los desarrolladores se enfrentaron con un edificio dañado y tuvieron que reagrupar.

Valle Jones comentó a WHAS de Louisville, “El día del incendio, básicamente desechamos todos los planes que teníamos, eran inservibles, tuvimos que empezar de nuevo y desarrollar planes para estabilizar temporalmente y planes para después hacer una renovación complete”

Whiskey Row después del incendio

Obviamente el impacto del incendio hizo que los planes fueran re-evaluados. De acuerdo a Ron Carmicle, nuestro guía y gerente de construcción de McCall Group, los desarrolladores y los dueños no sabían siquiera si el proyecto tenía futuro.

“Simplemente no teníamos idea si íbamos a comenzar desde cero o desechar todo”, dijo mientras nos mostraba el interior. Afortunadamente para la comunidad, el equipo se levantó de las cenizas y comenzó a trabajar definiendo el rumo que tenían por delante. Más de 140,000 ladrillos del incendio fueron rescatados y reutilizados, y el proyecto entró en una nueva fase.

Planeado para ser un concepto multiusos, el edificio regresó a la mesa de dibujo por un poco. En vez de que varios lugares ocuparan la planta baja, Duluth Trading Company firmó como arrendatario principal. El espacio no solo era grande sino que sería su primer espacio en un contexto metropolitano. El comerciante rentó un espacio de 15,000 pies cuadrados en la planta principal de 111 W Main St. Significativamente, esto marcó el primer comerciante en Whiskey Row.

En el espacio de Duluth, se pusieron nuevos arcos para cumplir con el código. Debajo de Duluth, un speakeasy tradicional, idealmente llamado el Bar Speakeasy, abrirá al publico. Justo encima de Duluth, dos arrendatarios ocuparán el espacio para oficinas. Como no tenía ventanas en los muros originales del edificio, se instalaron tragaluces para permitir la entrada de luz natural.

Encima del espacio de oficinas, dos niveles del edificio se destinaron a uso residencial con departamentos que van de 600 a 1,500 pies cuadrados. Durante nuestro recorrido, fue evidente que estos departamentos son algo especial. Cada unidad, dependiendo su ubicación, pudiera tener características únicas en el ladrillo, tales como marcas originales de la escalera o decoloraciones.

Conclusión

Claramente Whiskey Row es uno de los Tesoros Americanos y después de años de están abandonado e inactivo, ha llegado vida nueva al área. A pesar del incendio devastador que dejó a los desarrolladores y equipos de construcción preguntándose si tendrían que reconstruir o demoler.

Afortunadamente para el país y para la comunidad loca, la duración de la mampostería y la habilidad de rescatar grandes partes del proyecto pareció ser lo que le permitió seguir adelante. Whiskey Row es un espectáculo para contemplar y conocer la historia detrás de su revitalización hace que valga la pena visitarlo. Por muchas razones, una de ellas siendo el hecho de que por un periodo fue hogar del bourbon, este es un Tesoro Americano.

Palabras: Masonry Magazine
Fotos: Bruce Starrenburg